Cantos Litúrgicos

II Domingo del Tiempo Ordinario - Ciclo B

POR TÍ, MI DIOS (Canción del Testigo)

Por Ti, mi Dios, cantando voy la alegría de ser tu testigo, Señor.

I
Es fuego tu Palabra que mi boca quemó; mis labios ya son llamas y cenizas mi voz; da miedo proclamarla, pero Tú me dices: “No temas, contigo estoy”.

II
Tu Palabra es una carga que mi espalda dobló; es brasa tu mensaje que mi lengua secó. “Déjate quemar si quieres alumbrar”. “No temas, contigo estoy”.

III
Me mandas que cante con toda mi voz; no sé cómo cantar tu Mensaje de amor. Los hombres me preguntan cuál es mi misión. Les digo: “Testigo soy”.

JESUCRISTO ME DEJO INQUIETO

JESUCRISTO ME DEJO INQUIETO,
SU PALABRA ME LLENO DE LUZ
NUNCA MAS YO PUDE VER EL MUNDO
SIN SENTIR AQUELLO QUE SINTIÓ JESÚS. (BIS)

Yo vivía muy tranquilo y descuidado,
y pensaba haber cumplido mi deber,
muchas veces yo pensaba equivocado
contentarme con la letra de la ley
mas después que mi Señor pasó,
nunca más mi pensamiento descansó.

Yo creí estar seguro y realizado
y dejaba descansar mi corazón,
y siguiendo por la vía equivocada,
cosechaba en mi vida una ilusión,
más después que mi Señor pasó,
mi ilusión y mi engaño se acabó.

Sigo a veces intranquilo por la vida,
sin respuestas al que viene a preguntar,
mucha gente aún se encuentra adormecida
y sin ganas de saber ni de llegar,
mas yo sé que El volverá a pasar
y el descanso en inquietud El va a cambiar.

DICHOSO EL QUE AMA

Él es mi riqueza, eres mi Señor,
Él es la alegría de mi corazón.

No son más dichosos los que tienen el poder,
los atormentados por la sed de poseer.
No son más felices los que más dinero tienen,
los que siempre van buscando su interés.

No son más dichosos los mendigos del placer,
los que al agua turbia vienen a calmar su sed.
No son más felices los esclavos de la envidia,
los que olvidan sonreír y agradecer.

Los que siembran odios en lugar de hacer el bien,
los que ganan siempre y tienen miedo de perder.
No son más felices los hinchados y engreídos
que desprecian lo pequeño en su altivez.

Mucho más dichosos los que aman la verdad,
los que van brindando su alegría y su bondad.
Los que nos ofrecen el amor de cada día,
y reciben el amor de los demás.

DONDE ESTÁ TU DIOS

Mucha gente que me ve rezando al salir de cualquier iglesia me pregunta con ironía ¿Dónde está tu Dios, dónde está tu Dios? Porque el mundo parece tanto que parece que tu mundo es yo respondo al hermano angustiado que respeto su desilusión, más yo tengo fe en Jesucristo su amor existe en mi corazón, más yo tengo fe en Jesucristo su amor existe en mi corazón.
Yo tengo fe Señor, yo tengo fe (bis)

Mucha gente que me ve sufriendo sin saber porqué no desespero me pregunta con ironía ¿Dónde está tu Dios, dónde está tu Dios? Pues mi Padre no se esconde tanto y sufriendo está sin tu amor yo respondo al hermano angustiado que respeto su desilusión, más yo tengo fe en Jesucristo su amor existe en mi corazón, más yo tengo fe en Jesucristo su amor existe en mi corazón.
Yo tengo fe Señor, yo tengo fe (bis)

Mucha gente que me ve riendo inundado de felicidades me pregunta con ironía ¿Dónde está tu Dios, dónde está tu Dios? Porque mientras yo feliz me siento Dios a otros al olvido echó yo respondo al hermano angustiado que respeto su desilusión, más yo tengo fe en Jesucristo su amor existe en mi corazón, más yo tengo fe en Jesucristo su amor existe en mi corazón.
Yo tengo fe Señor, yo tengo fe (bis)