Cantos Litúrgicos

XXII Domingo del Tiempo Ordinario

Invitados amablemente para nuestro encuentro en el seminario mayor San José el 16 de septiembre.

CONFIANDO SIEMPRE EN DIOS (entrada)

Confiad siempre en Dios,
confiad siempre en Dios,
es el camino recto.

A menudo nada sabes del mañana,
estás desorientado y lleno de cuidado.
Nada ves, todo te parece estar sin salida,
pero tú sabes que el Señor te ayudará.

Tu ves a la gente llena de codicia,
trabajar tan sólo para ganar oro.
Tu también sientes ganas de tener como ellos,
pero tú sabes que tu oro es el Señor.

Estás sin descanso hasta por la noche,
todo acobardado y te falta ánimo.
Siempre vas muy deprisa, siempre vas
como huyendo, pero tú solamente
hallas paz en Él.

SIEMPRE CONFÍO EN MI DIOS (ofertorio)

Siempre confío en mi Dios, (2)
Él me conduce, no temo.
Me acompaña al caminar

Aunque sin luz camine yo en la noche,
aunque el temor me impida avanzar.

Aunque perdido yo vaya por las calles,
sin encontrar amor y amistad.
Aunque yo inquieto me mueva todo el día,
sin encontrar la paz del corazón.

Aunque las fuerzas me falten en la vida,
y la ilusión se apague frente a mí.

Aunque el camino se oculte en las tinieblas,
aunque no vea tu sombra avanzar.

YO TENGO DENTRO DE MÍ (comunión)

Yo tengo dentro de mí
todo el cielo, todo el cielo
Yo soy un ascua de luz,
yo soy un ascua de luz.

Tú me tomaste en tus manos,
me diste aliento de vida.
Mi cuerpo humilde que es barro
se hace imagen divina.

Polvo que piensa y que ríe,
que siente, sueña y trabaja,
amor que ama contigo,
tu imagen y semejanza.

Tú has querido que sea
señor de la creación.
Del barro haces al hombre,
y al hombre hijo de Dios.

YO PENSABA QUE EL HOMBRE ERA GRANDE (comunión)

Yo pensaba que el hombre era grande por su poder, grande por su saber, grande por su valor; yo pensaba que el mundo era grande y me equivoqué, pues grande sólo es Dios.

Sube hasta el cielo y lo verás, que pequeñito el mundo es. Sube hasta el cielo y lo verás, como un juguete de cristal que con cariño hay que cuidar.
Sube hasta el cielo y lo verás.

Muchas veces el hombre
buscaba ser como Dios,
quería ser como Dios,
soñaba ser como Dios.
Muchas veces el hombre
soñaba y se despertó,
pues grande sólo es Dios.

Caminando por la vida
hay veces que encontrarás
cosas que extrañarás,
hombres que admirarás.
Caminando por la vida
hay veces que pensarás
que el hombre es como Dios.

JESUCRISTO ME DEJÓ INQUIETO (comunión)

JESUCRISTO ME DEJO INQUIETO,
SU PALABRA ME LLENO DE LUZ
*NUNCA MAS YO PUDE VER EL MUNDO
SIN SENTIR AQUELLO QUE SINTIO JESÚS. (BIS)

Yo vivía muy tranquilo y descuidado,
y pensaba haber cumplido mi deber,
muchas veces yo pensaba equivocado
contentarme con la letra de la ley
mas después que mi Señor pasó,
nunca más mi pensamiento descansó.

Yo creí estar seguro y realizado
y dejaba descansar mi corazón,
y siguiendo por la vía equivocada,
cosechaba en mi vida una ilusión,
más después que mi Señor pasó,
mi ilusión y mi engaño se acabó.

Sigo a veces intranquilo por la vida,
sin respuestas al que viene a preguntar,
mucha gente aún se encuentra adormecida
y sin ganas de saber ni de llegar,
mas yo sé que El volverá a pasar
y el descanso en inquietud El va a cambiar.