Hace referencia a la palabra divina que se acepta como manifestación de Dios. Lo contrario sería PECADO contra Dios. Abrahán es el padre de los creyentes porque confiará en la Palabra de Dios que lo halaga con promesas (Gn 15, 6; 12). El objeto inmediato de la fe en Israel es la alianza que Dios concluyó con los suyos. El EXILIO babilónico precisará luego que el objeto de las promesas inherentes a la fe es el resto de Israel. En el NT el objeto de la fe es Jesucristo. Creer es admitir como verdaderas las declaraciones de JESUS sobre su persona y el testimonio apostólico que afirma que Jesús es Señor y salvador. Es comprender que esta confesión compromete al creyente totalmente, lo une a su Señor si lo hace vivir una vida nueva.