Abrahán

Pasó de ser el prototipo de la fe, sobre todo en el NT. Elegido por Dios para ser portador de la promesa para los hijos de Israel y para todos los hombres (Gn 12, 1ss; 15-18). En el NT todo creyente, por la fe, puede convertirse en hijo de Abrahán (Ga 3, 7. 29).