Romanos

Habitantes de Roma, la capital del Imperio. Específicamente la comunidad cristiana a la que San Pablo dirige la principal de sus cartas, comunidad muy floreciente (Rm 1, 8; 16, 19), compuesta en su mayoría por cristianos convertidos del paganismo y por una minoría de judíos cristianos. La carta fue escrita en Corinto en el invierno del 57-58 con el fin inmediato de preparar su visita a la comunidad de Roma y abrir con ellos un diálogo sobre los puntos más relevantes de su pensamiento, que serían ampliamente tratados de persona. A menos de treinta años de la pasión de Cristo, unos veinte desde La conversión de Pablo, la doctrina cristiana ha realizado ya un largo camino llegando a la madurez y plenitud aseguradas por este monumento de la teología paulina.