Río

El agua corriente recuerda fertilidad, purificación, bienestar, alegría, vida, gracia de Dios; todo esto no como algo estático, sino brotando continuamente y renovándose sin parar.