Mujer

Su imagen, en la Biblia, es muy variada. A lo largo de la historia, la mujer está presente en el bien y en el mal; pero casi siempre está excluida de la vida pública. Considerada inferior al hombre, símbolo de debilidad, la mujer realiza grandes hechos, pues Dios está al lado de los débiles y marginados. Basta recordar a Débora, a Rut, a Judit, a Ester. La mujer está particularmente asociada a la vida humana; de ahí el valor simbólico de expresiones como madre, hija, virgen, esposa, viuda, prostituta, para hablar del pueblo en las distintas situaciones. Entre las mujeres de la Biblia merece ser destacada MARIA, la Madre de Jesús. Grande y humilde, abierta a la voluntad de Dios y discreta, está al lado de su Hijo en los momentos de alegría y de dolor. Por medio de ella Jesús elimina muchas discriminaciones de la mujer: Lc 8, 1-13; Ga 3, 28.