Marcos

Evangelista del siglo I. Su familia de origen griego puso su casa a disposición de los primeros cristianos (Hch 12). Se cree que desde antes esta casa la utilizaban Jesús y los apóstoles y que en ella tuvo lugar la última Cena. Estuvo un tiempo con San Pablo (Hch 12, 25; 13, 3; 15, 39-41) y siguió después a Pedro a Roma (Col 4, 10). A Pablo lo asistió durante su último cautiverio (2Tm 4, 11). Escribió su Evangelio para contestar a la pregunta ¿quién es Jesús? Entonces relata la obra de Jesús y deja al lector sacar la conclusión de que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios.