Manzana

Popularmente asociada al pecado de Adán y Eva. En verdad, la Biblia no habla de manzana. En Gn 3 aparece una fruta, pero no se dice de qué clase. Ni era necesario decirlo: la narración es más que mera crónica de hechos acontecidos. Probablemente la manzana entró en esta historia porque, durante siglos, muchos cristianos hablaban la lengua latina; ahora bien, en latín malum puede ser tanto el mal como el fruto de manzana. De ahí la unión de una cosa con otra.