Cosecha

La gente recoge los frutos de lo que sembró. También en sentido figurado. Entonces, la cosecha es también símbolo de alegría. Pero también parece el desecho de lo que no sirve. De ahí que la cosecha simboliza, a veces, el juicio de Dios, fuente de alegría o de tristeza, según la vida de cada uno. Frecuentemente en el NT la imagen de la cosecha insinúa la seriedad de la presentación de cuentas. Pues en tiempo de cosecha los trabajadores tenían que pagar a los propietarios la parte que les correspondía. En este sentido: Mt 3, 12; 13, 30; 25, 24; Jn 4, 47.