Apocalipsis

Nombre del último libro de la Biblia. Apocalipsis, en griego, quiere decir revelación, es decir, manifestación, explicación. Escrito en los tiempos de persecución, el libro desenmascara a los opresores y anima a los oprimidos. Dios muestra a los hombres el sentido de la historia humana, con sus luchas y victorias, como también la posición de la comunidad cristiana ante los desafíos de la historia. Así, Dios se revela, nos dice cómo es él. El Apocalipsis tiene un estilo adornado que se reconoce a primera vista: mucho simbolismo de COLORES, NÚMEROS, seres extraños, combates; frecuentes visiones; aire de misterio. Es un modo apropiado para tratar asuntos que nadie puede expresar plenamente. Se tiene la impresión de que el Apocalipsis sólo describe el fin del mundo; en realidad, es un modo de decir a los oprimidos de todos los tiempos que “al final habrá victoria”, pues Dios mira por su pueblo. Algo parecido sucede con las historias de los ORÍGENES. Este modo de pensar y de escribir se llama apocalíptico. A más del Apocalipsis, hay otros textos apocalípticos en la Biblia, como IS 24 a 27; Dn 7 a 12; Za 12 a 14; Mc 13. Hay también varios escritos apocalípticos que no fueron acogidos entre los libros bíblicos, como el libro de Henoc, la Asunción de Moisés. El Apocalipsis de Abrahán. Estos libros no fueron escritos por las personalidades que figuran en el título: les fueron atribuidos por respeto, o porque hablan de ellos.