Amén

En hebreo, quiere decir firme, sólido, cierto, así es. Nuestro “así sea” ¿es muy débil! Al comienzo de la frase, a veces repetido, indica la certeza de alguien que habla con autoridad; quiere decir: palabra de honor; puede creer. En Ap 3, 14 Jesucristo es llamado el Amén: la fidelidad, la certeza, la garantía en persona.