Abbá

En arameo, el idioma hablado por Jesús, abbá quiere decir papá. Con esta palabra cariñosa Jesús trataba normalmente a su Padre, cuando rezaba. En el AT, en diversas ocasiones, se llamaba a Dios con el nombre de Padre (Sal 89, 27; Si 23, 1.4; Is 63, 16; 64, 7; Jr 3, 4); pero nunca con esta palabra familiar. La novedad tuvo su influencia: a los primeros cristianos les gustaba dirigirse al Padre con la misma palabra que usaba Jesús: Rm 8, 15; Ga 4, 6.