¿A qué se dedican el Obispo y los sacerdotes en la cuarentena?

No se fueron de vacaciones ni se dedicaron a ver películas todo el día. Tampoco se limitan a seguir medios noticiosos, mucho menos se han quedado en el ocio. Monseñor y sus sacerdotes han permanecido de rodillas ante Jesús Sacramentado, con el Santo Rosario en la mano y celebrando la Eucaristía, sin fieles, pero ofreciéndola por la Iglesia.

Muchos de ellos se han tomado las redes sociales y las plataformas virtuales con mensajes consoladores y experiencias que hacen de esta Cuaresma un espacio maravilloso de desierto que desembocará en la Pascua, porque definitivamente “después de la tempestad, viene la calma”.

¡Es importante que los laicos mantengan la esperanza y sigan en casa afianzando los valores del Evangelio!